La morena cabalga sin parar